Present

A space for reading

El frío invernal se ha adentrado en la Península de manera notable por todos los mortales y con ello, le suceden los típicos catarros y constipados del invierno.

Como alternativa a los medicamentos, aquí os sugerimos una serie de alimentos que pueden tener más efectos que los mismos y que a la vez, ayudan al organismo a prevenirlos.

 CALABAZA

Fuente principal de la vitamina A, es muy positiva para el sistema inmune ya que ayuda a la defensas y previene enfermedad sobre todo, en área del aparato respiratorio.

Ingerirla un día a la semana ayuda a evitar mucosidad o dolores de garganta.

 MANDARINA Y ZUMOS DE NARANJA

Por todos es conocido que es una gran fuente de vitamina C y ayuda a que los resfriados avancen en cualquiera de sus variantes – pieza de fruta o zumo.

 KIWI

Además de ayudar al sistema intestinal, también contiene muchísima vitamina C y es un gran antioxidante, lo cual previene infecciones como gripes o resfriados.

 AJO CRUDO

Sí, sí, crudo. ¿Por qué? Porque así no pierde sus propiedades. Actúa como antibiótico y como prevención de virus y bacterias dentro del organismo. Ayuda a aclarar la tos y a las funciones del sistema respiratorio.

Se debe comer cada semana y no dejar que su fuerte olor sea una excusa para ello.

 FRUTOS SECOS

El mito de que engordan no es cierto, ya que sobre todo en invierno, ayuda a mantener estable la temperatura corporal. Ejemplo de ello son las nueces, avellanas, almendras o pistachos. 60 gramos diarios es una dosis de lo más recomendable.

 HUEVO

Es una de las bases de la cocina española. Aunque se dice que éste tiene un gran contenido en colesterol, lo cierto es que es una fuente enorme de minerales que ayuda a mantener el sistema inmunológico sano.

 MIEL

No es ninguna sorpresa que es uno de los mejores recursos para el invierno. Sus beneficios ayudan a aliviar la tos e incrementa las defensas.

logo